S/4HANA: Migrando nuestro SAP ERP

Como todos sabéis (o así tendría que ser :P), la fecha limite que ha dado SAP para migrar a S/4HANA es el 2025. Así que se espera que en estos años, haya una “avalancha” de migraciones para poder cumplir con la fecha y poder disfrutar de ese S/4HANA que tanto nos promete 🙂 (si no tenéis claro si será un S/4HANA on premise o cloud, os dejo este post que habla de hacia donde vamos con S4HANA).

 

Esta muy bien migrar… pero ¿que tipo de migraciones tenemos? Pues precisamente de eso habla este post.

 

Tipos de migraciones a S/4HANA

Brownfield

Una migración brownfield, toma la implementación actual/existente de SAP y la migra a S/4HANA. Esta migración tiene un mayor riesgo des del punto de vista de negocio, ya que seguramente el SAP existente tenga un tiempo de vida largo y por el camino se haya personalizado/customizado mucho con Z’s, pudiendo complicar la adaptación de los flujos de negocio.

Imaginad que hasta este momento utilizábamos una exit/Badi y en el S/4 HANA no disponemos de ese punto de ampliación, deberíamos buscar la forma de poder ampliar de otra manera para mantener la personalización.

 

Greenfield

La migración greenfield es una implementación nueva de S/4HANA, con lo que hace que la conversión no sea tan dolorosa :P.

Este tipo de migración es muy interesante ya que nos permite remodelar los flujos de negocio y adaptarlos a S/4HANA. Seguramente, al ser una implementación nueva, sea un tanto más costosa, pero… Y si tenemos flujos de negocio de hace 25 años, ¿no sería un buen momento para replantearse si están obsoletos o no? ¿O cómo podríamos exprimir el máximo valor a esos flujos de negocio?

Para clientes nuevos en SAP, esta claro que es la opción ganadora, porque parten de un sistema no SAP.

 

Consolidación

Como es obvio, no todos tenemos las mismas necesidades. Hay quien tiene sólo un ERP y busca migrarlo a S4HANA, y hay quien tiene diferentes ERPs (ya sea por región o por módulo funcional). Este tipo de migración, es para los que tienen diferentes ERPs y puede ser un buen momento para hacer una consolidación de ERPs y unificarlos todos en un sólo S/4HANA, ya que con la infraestructura que tenemos hoy en día (On premise sobre cloud o el ERP como SaaS) podemos tener una buena optimización de costes sin perder performance (no siempre claro esta).

 

Híbrido

Este no es un tipo de migración como tal, sino un “pupurri” de los anteriores. Como la lógica dice, podemos mezclar tipos dependiendo de donde vengamos y lo que queramos. Si venimos de tener varios ERPs, igual nos interesa tener un ERP central con todo el módulo financiero por ejemplo, y luego tener otros ERPs aplicando migración brownfield. O en vez de brownfield, utilizar instalaciones limpias y migrar sólo datos.

 

Finalizando…

Espero que este post ayude a despejar un poco las dudas. Es un post sencillito, pero que creo que teníamos que tenerlo, ya que surgen dudas a la hora de migrar a nuestro nuevo ERP.

Recordad que siempre podéis instalar un S/4HANA y trastear. Antonio de Ancos tiene un post que explica como tener un S/4HANA en menos de 2 horas! Os dejo el enlace.

¡Hasta luego!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *